En la psicología definimos el término inteligencia como la capacidad que tiene el ser humano para entender el mundo, pensar y usar sus recursos (psicológicos, intelectuales, emocionales y físicos) para enfrentar los retos del diario vivir.  Cuando los seres humanos nos enfrentamos a nuevos retos sentimos emociones que muchas veces nos paralizan y hacen que no encontremos la manera de comenzar. El proceso de emprender puede ser un reto y debe ser enfrentado de manera inteligente, utilizando los recursos que tienes para avanzar en un camino en el que cada paso es importante.  Te presento tres pasos inteligentes que te ayudarán a emprender.

Paso 1: Mirar hacia adentro – De la única manera que podemos enfrentarnos al camino del emprendimiento es conociendo los recursos que posees y los que te hacen falta.  Este paso es el más importante. No puedes comenzar ningún proyecto personal ni profesional si no conoces los recursos que posees como emprendedor.  Para lograrlo es importante que te enfrentes a un proceso sencillo pero muy importante. Desarrolla dos listas. En una vas a identificar todos los conocimientos, destrezas, habilidades y recursos que posees.  En la otra vas a identificar las áreas en las cuales tienes que trabajar, desarrollar, aprender o buscar ayuda.  Es la base del proceso de emprendimiento.

Paso 2: Mirar hacia afuera  – Mirar al lado y ver que otros lo pudieron hacer.  A mi me inspiran las historia de emprendimiento de personas exitosas.  ¿Qué hicieron? ¿Cómo comenzaron? ¿Cuantas veces fracasaron? ¿Cómo encontraron su propósito o misión? Esto nos ayuda a ser más compasivos con nosotros y entender que el proceso es distinto para cada uno, que los tropiezos y fracasos son parte del mismos y a entender que si otros lo hicieron yo también puedo.

Paso 3: Salir – Para emprender necesitas conectar.  En el paso uno vimos que es esencial conectar contigo.  Pero si deseas comenzar un nuevo proyecto tienes que conectar con los demás.  El relacionarte con otras personas y hablar sobre tus ideas te ayuda a escucharte y también a escuchar nuevas ideas y críticas que en el proceso de emprender son importantes.  Para comenzar a conectar te recomiendo que identifiques personas con las cuales te sientas cómodo y en confianza y para que le cuentes sobre tus ideas. Luego piensa en cómo te sentiste.  Este ejercicio sencillo puede ser el inicio del proceso de desarrollar estrategias de conexión.

 

Déjame saber que otras estrategias consideras que pueden ayudar en el camino para ser emprendedores inteligentes.

Share This